La interacción es una realidad en los juegos físicos

La interacción es una realidad en los juegos físicos

El internet de los juegutes es una realidad más dentro del internet de las cosas. La innovación tecnológica está revolucionando la industria de la juguetería: desde libros con realidad aumentada, hasta juguetes que conversan con personas.

Los Smart Toys o juguetes inteligentes están copando las cestas de las compras navideñas. Son juguetes con tecnología incorporada y que, mediante una conexión a Internet, llevan la experiencia de usuario a límites hasta ahora poco conocidos.

La imagen de los niños hablando solos con sus peluches o muñecos pasará a la historia. De imaginarse las conversaciones pasarán a poder vivirlas, usando smartphones, tablets, ordenadores o televisiones inteligentes.

ToyTalk es la tecnología que permite la interacción entre los niños y sus juguetes. Su funcionamiento es parecido al asistente de voz de Apple Siri. Creado por Oren Jacob, quien ha desarrollado gran parte de su carrera profesional en Pixar, ToyTalk es un software capaz de reconocer la voz y descifrar el mensaje, lo que permitirá entablar largas conversaciones. Los diálogos se almacenarán en la nube, y varios guionistas se encargarán de su análisis para crear las respuestas.

Nintendo, Walt Disney o Lego también se han sumado a esta tendencia, creando juegos en los que figuras físicas son parte de videojuegos. Las creaciones de los niños cobran vida en el mundo virtual gracias a un sistema de reconocimiento, lo que permite la interacción con los personajes. Además, muchos de ellos son de código abierto, por lo que todo el mundo puede ampliar los límites del juego.

Esta transformación no solo afecta a los juegos. Los libros también cobran vida gracias a la realidad aumentada. Las historias ya no quedan impregnadas solo en tinta, sino que el lector podrá adentrarse en ellas utilizando un Smartphone o una Tablet con su aplicación. De este modo, se podrá interactuar con los personajes, escuchar la música que ambienta el relato o situarse en el escenario donde se transcurren los hechos.

Estos juegos también exigen sus protocolos de seguridad, por tanto, si estás pensando en adquirir un Smart Toy, es conveniente preguntar ciertas cosas:

  • ¿Es necesario el consentimiento o la autorización expresa de los padres?
  • ¿Las conversaciones son anónimas?
  • ¿Almacenan datos de geolocalización?
  • ¿Hay personas involucradas?
  • ¿Pueden los padres monitorizar los archivos que generan sus hijos?